EnigmayMisterios.com

La Rubedo

La Alquimia

La Rubedo

La Rubedo

La Rubedo es la tercera etapa en la alquimia luego de Nigredo y Albedo, para lograr la trasmutación. Pertenece al Sol al Horus y se le adjudica el color rojo. Cuando se logra la integración de la sombra; Animus/Anima, positivo/negativo, Sol/Luna, luz/sombra, en el Rubedo, se realiza la fusión del Yo con la Divinidad.

Puede decirse que es la búsqueda de Buda, Cristo o cualquier persona que se encuentre en la senda, se trata de fusionar el Ego con el cosmos, el regreso a la matriz original. Visto de forma esotérica, el mensaje de Dios que nos envía a nosotros es la estrella Sirius, ubicada a 13 M. de Cáncer, es la estrella madre/hermana de nuestro propio Sol, en realidad es superior al Sol. Conocida también como "estrella del can", una pieza fundamental en las deidades de los sacerdotes egipcios, que por otra parte la llamaban "Sothys". De acuerdo a su posición longitudinal comenzaba su zodíaco e incluso influía mucho en la construcción de sus templos y pirámides.

La Rubedo y el viaje del alma

Dibujo sobre La Rubedo

El alma cuando emigrando y evolucionando, se encuentra atrapada en la escuela de nuestro sistema solar, pasando por los templos planetarios. Cuando se llega a traspasar Saturno y se llega a Urano, Neptuno y Plutón, se cree que el hombre comienza una etapa de preparación hacia la evolución de un nivel superior. Logrando liberarse de a poco de las leyes solares, llegando a la famosa conciencia estelar o sexta dimensión. El gran labor llega a su fin cuando se logra alcanzar la Rubedo; en este caso la prima materia se transforma en el Lapis Philosoforum, o más conocida como Piedra Filosofal, proporcionándole al Alquimista la energía, el poder de trasmutar "el plomo en oro", la inmortalidad y el elixir de la vida.

El verdadero oro

Cuando un hermetista se interesaba en buscar la Piedra Filosofal sólo para enriquecerse, en el futuro terminaba sumergido en una gran pobreza. Si una persona trabaja simplemente con fines egoístas, su energía se enfoca únicamente en el poder y el dinero material. Y la alquimia no se trata de lograr este tipo de oro, se trata del oro interior. Como decía Salomón, deseando el oro interno se pide sabiduría y luego el resto llegará por añadidura. Todo se trata de poder romper la rueda de las reencarnaciones (Samsara) y trascender a Saturno, terminar con las obligaciones Kármicas y dejar de necesitar la experiencia físico-material como instrumento de evolución.

También Opus Alchimicum tenía una frase: "Orum Nostrum non est Orum Vulgi", que significaba que el oro del Alquimista no era el oro vulgar, explicando que el oro que se busca no es el dinero sino la realización personal espiritual. Por este camino el Alquimista busca desesperadamente la figura de aceptación de SOFIA, que es la Diosa dela sabiduría manifestada a nivel arquetipal con el arcano segundo del Tarot. Esta es la verdadera guía del alquimista.