Ver el Aura

Para ver el aura hay que creer y pensar en él; todos tenemos implícita la capacidad de verle. Estamos tan acostumbrados a los sentidos físicos que hemos olvidado a usar el sentido interno de la percepción.
Para practicar este sentido interior, debemos acostumbrarnos a ver sin usar los ojos, a sentir aquello que está más allá de nuestros sentidos físicos y a aceptar lo que nuestros sentidos internos perciben.
Ya que el aura no es físico, debemos buscar con todas nuestras fuerzas aceptar su existencia o nuestra consciencia lo dejará de lado impidiendo que lo veamos.
Con aprendizaje y la actitud correcta, podremos recobrar dicha capacidad y usar otros discernimientos extrasensoriales.

Para que ver el aura

Tal vez nos preguntemos ¿para qué ver el aura? La visión del aura y su espléndido arco iris, nos presenta un lenguaje temporal (pasado, presente y futuro) que no podemos dejar de aprender a leer y comprender.
Si podemos desplegar este don podremos no sólo comprender a nuestros semejantes sino aun ayudarles en mayor medida.
Comprender este sentido interno no es sólo el conocimiento de los colores del aura sino que puede ayudarnos a responder a muchas de las preguntas que nos hacemos diariamente.

Tonos y colores del aura

El tono de los colores nos muestra la honradez o la falta de ella de una persona, los miedos, el dolor y hasta la compasión que ésta tenga.
Ver el aura es un “sentido videncial”, se siente y no se puede ver con los ojos naturales. Al ver los objetos con los ojos físicos sabemos cómo son y dónde se encuentran, y lo mismo sucede con el aura sabiendo cómo es aunque no se sepa quién ha suministrado la imagen.
Igual de rápido con que cambian nuestros pensamientos, cambia también nuestra aura y al observar a una persona, es sugestivo notar los distintos tonos de su temperamento.

Verla e interpretarla

Como interpretar el aura

Poder interpretar el aura tiene connotaciones proféticas dado que con él, es posible discernir lo bueno de lo malo y detectar a la persona sincera de la falsa.
A veces percibimos cuál es el camino correcto para que encuentre la paz y la armonía, pero encontramos que su pensamiento negativo bloquea e impide su comprensión.
Ciertas veces nos preguntamos por qué quisiéramos ver el aura de los demás y la respuesta es porque sí, porque queremos aprender de nuestra conciencia, por una necesidad que proviene de nuestro interior y/o por el simple hecho de conocer.
Debemos comprender que la mente es poderosa, ya que sólo es limitada por nuestras propias limitaciones. La mente puede viajar al futuro, al pasado, sanar nuestros cuerpos y aun sanar a los demás… siempre que estemos dispuestos a usar estos poderes.
No es posible interpretar el aura rápidamente, se necesita tiempo, dedicación y paciencia para aprender a verle.
Uno de los mejores caminos es la meditación que nos lleva a tomar el camino correcto. Es, en esencia, pedirle a nuestra mente que nos dé su opinión sin usar los nuestros sentidos externos.