Aura Humano

El aura humano rodea el cuerpo en todas direcciones, fluyendo continuamente su forma y tamaño. Cambian todo el tiempo, dependiendo del estado físico, emocional y espiritual del individuo. Se encuentra formando capas, entre 8 a 10 centímetros alrededor nuestro siguiendo la forma de nuestro cuerpo. A partir de este modelo espiritual, se desarrolla el cuerpo humano.

Características del Aura Humano

Su color es, en condiciones normales, magenta claro siendo blanco cuando el individuo ha evolucionado espiritualmente. Si éste ha hallado la paz, su aura humano será azulada tiñendo de ese color a su cubierta y si es de color violáceo, es de personas revestidas de dignidad.
Próxima a esta cubierta, está el aura realmente, formado por tres dimensiones, a lo largo de todas las direcciones y cuyo volumen es de unas 22 veces el cuerpo humano.
Posee capas de múltiples colores, tantos como los que tiene el arcoíris y ellas se mueven penetrando todo el tiempo unas en otras a consecuencia de la influencia del entorno y los cambios de los sentimientos, del pensamiento y del equilibrio físico.
Estas capas pueden ser definidas por distintos parámetros:

- Forma
- Color
- Brillo
- Pureza
- Densidad
- Movilidad
- Emplazamiento
- Función

Capa del Aura

Características del aura

Los cuerpos o capas áuricas son siete y corresponderían a un nivel diferente de conciencia., siendo cada una la expresión y parte de un campo colectivo mayor.
De forma permanente nos relacionamos con el entorno, lo que lleva a un continuo intercambio del aura humano con el mismo si bien cada capa es en cierto grado independiente de estos intercambios energéticos.

Las capas áuricas son las siguientes:

- Aura física
- Aura etérea
- Aura vital
- Aura astral
- Aura mental inferior
- Aura mental superior
- Aura espiritual

Las auras físicas, etéreas y vitales son comúnmente conocidas como “el aura de la salud” pues refleja las motivaciones de la salud física de cada individuo. Es tan compleja y mágica como la vida misma.