El Aura

Todo lo que existe en la Tierra absorbe y libera energía. La vida misma requiere de este intercambio de energía con lo que nos rodea.
Una parte de esa energía es un campo único que existe alrededor de los seres vivos, que no puede ser visto por la mayoría de la gente.
Esta zona, llamada EL Aura, es una transición entre el cuerpo físico y el entorno, que conserva nuestra energía vital, refleja nuestro estado de salud y absorbe y da salida a la Energía Universal.

Capas de el Aura

Cada capa de el aura es traslúcida y sus colores, como el arco iris pero de más sutil intensidad y es distinta para cada persona.
La intensidad de sus colores varía en cada persona, siendo tan fuerte como el sol en algunas personas o casi imperceptible en otras.
Según sea el desarrollo de su alma y de su mente, cada uno manifestará un aura diferente.
Las emociones, las pasiones y sentimientos que tengamos determinan el color de el aura.

Relacionamiento de las personas con el Aura

Forma de meditar y equilibrarse

Si nos encontramos con una persona a la que estimamos nos sentimos cálidos y expansivos, y por lo tanto el aura aumenta de tamaño, pero si el encuentro es con alguien que nos desagrada, nuestra aura se retira.
En el estado expansivo, uno entra en el aura del otro, absorbiendo su energía y devolviendo la nuestra, dejando así su marca.
Aunque no seamos conscientes, todos percibimos el aura de los demás.
Si una persona irradia bondad su aura nos atraerá, mientras que si irradia maldad, perderá su Luz.
Al vencer las limitaciones físicas para ver el aura, recuerde que se puede recuperar esa habilidad de la niñez, del mundo de la fantasía que hemos ido olvidando al crecer.
Nunca es tarde para hacerlo, para abrir nuestras mentes y llenarnos de los múltiples colores de las auras de quienes nos rodean