Experimentos de ciencia.
       
 

Experimentos de ciencia

Aprender la técnica apropiada y adquirir la destreza para realizar experimentos de ciencia, son dos etapas distintas. La primera se logra con el estudio, la observación y el ejercicio del razonamiento, y es siempre fundamental. El adquirir la habilidad operatoria es cuestión de práctica y acaso sólo sea indispensable cuando urge la necesidad de alcanzarla.

Sin embargo este sitio está dedicado a los que son sencillos y fáciles de realizar.


 

 

Preparación de los materiales para los experimentos de ciencia con calor

Experimentos de CienciaMaterial necesario

Latas de conservas de varios tamaños
Tapones de corcho
Frasco de vidrio ancho y bajo
Tapa de una botella de cerveza
Lima redonda
Pinza de la ropa
Cartón
Hilo de algodón

Construcción

1.- Vasos para calentar líquidos

Te conviene preparar una colección de tres o cuatro vasijas de hojalata, de distintos tamaños; el mayor, de una capacidad aproximada de medio litro. Elígelas de forma cilíndrica y de proporciones variadas: altas, bajas, etc.

Antes de ponerlas en uso, convendrá quitarles cualquier resto de hojalata cortante que les pueda quedar por la parte donde las abrieron. Si encuentras dificultad para hacerlo tú, las llevarás al fontanero. Es muy fácil y el fontanero te lo hará en el momento.
Así tendrás una colección de vasijas para los experimentos de ciencia, que llamaremos de aquí en adelante “vasos de hojalata”.

 
2.- Lamparilla de alcohol

Usarás un tintero u otro frasco ancho y bajo. Como tapa le pondrás la de una botella de cerveza (no importa que no ajuste), que limpiarás para quitarle las letras.

Taladra el centro de la tapa con un clavo y luego agrandálo con una lima hasta formar un agujero redondo del tamaño de un lápiz.

Corta un rectángulo de hojalata de 3 cm. de largo y 2,5 cm. de ancho. Dale forma de tubo enrollándolo en un lápiz. Ajusta este tubo al agujero de la tapadera.

Haz con hilo de algodón un cordón grueso y flojo. Introdúcelo por el agujero de la tapa del frasco de forma que asome ligeramente. Este cordón te servirá de mecha.

Ya tienes construida la lamparilla de alcohol. Para que funcione, llenas el frasco hasta la mitad de alcohol de quemar.

Cuando uses la lamparilla, cuida que no haya cerca ningún frasco de alcohol abierto. Y para ponerle nueva carga de alcohol, quítale la mecha y asegúrate de que no haya ninguna llama cerca.

 

 
3.- Trípode

Toma una lata de conservas, de un tamaño tal que le quepa debajo de la lamparilla. Llévala al fontanero para que te haga los cortes semicircular de manera que le queden como tres patas de apoyo. En cada una de las patas colocarás una arandela de corcho, cortada de un tapón. Con esto tendrás un soporte muy útil cuando quieras calentar vasijas.

4.- Pinza de madera

Toma una pinza de la ropa. Pégale a uno de sus extremos una tira de cartón de 10 cm. de larga y 1 cm. de ancha.
Esta pinza te servirá para sostener tubos o vasos, que estén calientes o que estén calentando en una llama.

Al calentar un cuerpo aumenta de tamaño

Material necesario

Trípode
Vaso de hojalata estrecho y alto
Tapón de corcho grande
Lamparilla de alcohol
Tubo de vidrio plástico transparente
Vaso de agua
Sulfato de cobre
Lima redonda
Cuentagotas

Nota: El diámetro del corcho ha de ser igual al del vaso.
El tubo mejor es el de vidrio transparente. También se puede usar un tubo de plástico; por ejemplo, de un trozo de bolígrafo vacío.

Construcción

1. Separa del corcho una rebanada fina. Haz en ella un agujero vertical y límalo hasta que tenga el mismo diámetro del tubo transparente, o un poco menos.
2. Introduce el tubo dentro del corcho, cerca del borde exterior.
3. Llena el vaso de agua y añade unos cristales de cobre. Agita hasta que se disuelvan. El líquido toma un color azulado, que te ayudará a ver mejor este como a otros experimentos de ciencia. Llena con esta disolución el vaso de hojalata.
4. Tapa la vasija con el corcho de forma que quede perfectamente cerrada. Con la ayuda del cuentagotas añade gotas de disolución por el tubo transparente hasta que el líquido asome ligeramente por éste.
Procura que no haya quedado nada de aire dentro del vaso. Lo conseguirás dando pequeños movimientos de vaivén que permitan salir a las burbujas que hayan quedado encerradas.

Experiencia

Coloca el vaso lleno de disolución sobre el trípode, fabricado anteriormente para estos experimentos de ciencia, y calienta ligeramente con la lamparilla de alcohol. Verás como el agua azulada empieza a subir por el tubo transparente.
Si el tubo es de vidrio, podrás calentar hasta una temperatura bastante alta; si es de plástico, tendrás que calentar menos, para que el tubo no se ablande con el calor.

Qué sucedió

Al calentar la disolución de sulfato de cobre, el líquido aumenta de volumen y sube por el tubo estrecho.
El aumento de volumen depende de lo que ha subido la temperatura. A medida que se calienta más, el nivel del líquido va siendo más alto.

Experimentos de CienciaEbullición del agua

Material necesario

Trípode
Lamparilla de alcohol
Vaso de hojalata
Termómetro que llegue a 100 grados o más
Papel cuadriculado
Reloj

Experiencia

1. Llena la vasija de agua hasta la mitad. Colócala en el trípode y calienta con la lamparilla de alcohol. Cuida de que la llama caiga cerca de la base para que el agua se caliente con más rapidez.
2. Cada tres minutos introduce el termómetro en el agua. Anota las temperaturas que vas leyendo. Recuerda que siempre es buena costumbre realizar anotaciones sobre nuestros experimentos de ciencia.
3. Después que el agua empiece a hervir, sigue tomando la temperatura dos o tres veces. Verás que cesa de subir.
4. Con la temperatura que has anotado, construye un esquema, poniendo a la izquierda los minutos y a la derecha las temperaturas que tenía el agua en cada tiempo.
5. Traza dos líneas perpendiculares cerca de los bordes izquierdo e inferior del papel cuadriculado. Marca en el horizontal los tiempos y en la vertical las temperaturas.
En este papel puedes hacer la gráfica de la experiencia. Para el tiempo 3 tomarás la vertical que sale del número 3 de la línea de los tiempos (horizontal), y marcarás en ella un punto a la altura que indique la temperatura del agua en ese tiempo. Lo mismo harás para los demás tiempos.

Corrientes de aire producida por el calor

Material necesario

Papel de estaño u hojalata delgada
Alfiler de cabeza gruesa
Vela
Cerillas
Cartón
Tijeras

Nota: Un material muy útil para ciertos experimentos, y en este caso para fabricar la rueda es la lámina delgada de metal que tapa interiormente muchos frascos de café y té en polvo, cremas, etc.

Construcción

1. Corta una tira de cartón de 20 centímetros de largo y 1,5 centímetros de ancho.
2. Dibuja sobre el papel de estaño u hojalata un círculo de unos 8 centímetros de diámetro. Recórtalo. Marca en él doce radios y córtalos hasta un centímetro antes del centro.
3. Dobla cada sector resultante de forma que quede una rueda en forma de hélice. Perfora el centro del disco con el alfiler, procurando que quede un agujero que permita a la rueda girar con facilidad.
4. Manteniendo el disco atravesado por el alfiler, clava la punta de éste en uno de los extremos de la tira de cartón.

Experiencia

Enciende la vela y sostén el disco encima de ella, a 20 ó 30 centímetros de distancia. Observarás que comienza a girar.

Qué sucedió

El aire que está en contacto con la llama se calienta y se hace más ligero. A causa de su menor densidad, sube, y otras masas de aire vienen a ocupar su lugar.
Así se originan unas corrientes de aire, que empujan las paletas y hacen que la rueda gire.

Ojala que hayan realizado con éxito estos sencillos e interesantes experimentos.

Búsqueda personalizada

 
 
Copyright © 2007-2010. Ciencia y Tecnologia. All Rights reserved.