La ciencia.
       
 

La Ciencia

La ciencia es el conocimiento exacto de las cosas por sus principios y causas. O podríamos definirla también como un conjunto de métodos y técnicas para la adquisición y organización de conocimientos sobre la estructura de un conjunto de hechos objetivos y accesibles a varios observadores. La palabra ciencia proviene del latín: scientia, “conocimiento”.


 

La Ciencia

Leonardo de Vinci es el más grande genio de todos los tiempos. Por lo avanzado de sus ideas, la exactitud de sus observaciones y la agudeza de su ingenio, ha dejado una huella innovadora en todas las ramas del saber, llegando a prever soluciones técnicas de épocas muy posteriores a la suya. La incansable actividad de Leonardo y su sed de conocimiento están reflejadas en los numerosísimos manuscritos. Ocuparse de anatomía, de hidráulica, de óptica, de botánica y de muchas otras ciencias no le impidió ser un gran artista, autor de cuadros tales como la famosísima Gioconda.

 

La vida de Leonardo de Vinci y la ciencia

Leonardo nació en Vinci en el año1452. A los veinte años ya era un pintor conocido, y al mismo tiempo iba aumentando su pasión por la técnica y la ciencia. A los treinta años fue a vivir a Milán, donde permaneció por espacio de quince años trabajando como ingeniero; hacia el 1500 viajó a Florencia, y tras una corta permanencia en Roma, se estableció en Francia, donde murió el 2 de mayo de 1519.
La Ciencia

En el siglo XV la disección de cadáveres estaba prohibida, pero pese a ello Leonardo dedicó mucho tiempo a estudiar los cuerpos de hombres y mujeres. Se había propuesto redactar 120 capítulos de anatomía, y de ese trabajo se conservan muchos estudios de músculos, esqueletos y órganos seccionados. Leonardo también es pionero de la geología, y elaboró una audaz visión de los cambios acaecidos en la Tierra.

Leonardo, la ingeniería y arquitectura

El período de ciencia e histórico en el que vivió Leonardo se caracteriza por las frecuentes guerras que lo sacudieron, y el gran maestro tuvo que diseñar en más de una oración complicadas máquinas para uso bélico. Leonardo desarrolló una intensa actividad como ingeniero militar, sobre todo en el período en que vivió en Milán al servicio de Ludovico Sforza, y más adelante junto a César Borgia.

Algunas anotaciones de Leonardo atestiguan que tuvo intenciones de escribir un tratado de arquitectura, y sus estudios en dicho campo revelan una vez más su originalidad. Todos sus proyectos se caracterizan por el sentido de la armonía, que no se contradicen, ni la solidez de la construcción. En sus famosos estudios para una ciudad ideal, Leonardo revela una constante preocupación por crear un ambiente que resulte grato al hombre bajo cualquier aspecto. Tales proyectos le fueron sugeridos por la cruda realidad de las ciudades de su época, que no constituían sino unas desordenadas y malolientes aglomeraciones donde se vivía bajo la constante amenaza de enfermedades y epidemias.

Entre las máquinas ideadas por el maestro se encuentran: huso mecánico, mecanismo de contrapeso para el reloj, máquina para excavar canales, odómetro ( dispositivo para medir longitudes), máquina automática para recortar las limas, máquinas de tres movimientos para alisar las superficies ópticas, encendedor automático para la mecha de los cañones, etc. Muchas de sus máquinas fueron reconstruidas en los siglos sucesivos. La reconstrucción fue posible debido a la exactitud de los dibujos originales.

Leonardo y el vuelo

Leonardo, dentro del campo de la ciencia, inició sus estudios sobre el vuelo a la edad de los treinta años y los prosiguió hasta su muerte. Durante todo ese tiempo conservó la ilusión de poder construir una máquina capaz de hacer volar al hombre como si fuera un pájaro. Con tal fin realizó una serie de interesantes experimentos basados en la observación de fenómenos atmosféricos y sobre todo en el vuelo de las aves.

El primer paracaídas lo diseñó Leonardo; se parecía a una sombrilla y estaba construido con tela montada sobre varillas de madera. También construyó numerosas máquinas voladoras, una de las cuales él mismo la bautizó como “el gran pájaro”, y que según sus apuntes, este aporte importantísimo, iba a ser experimentada lanzándola al espacio desde la cima de un monte. “El gran pájaro” fue construido de modo tal que pudiese resultar sólido y liviano al mismo tiempo.

Los instrumentos musicales

Los instrumentos musicales deben su invención al uso de los métodos y la técnica. Estos instrumentos tanto antiguos como modernos se dividen generalmente en tres grandes categorías, teniendo en cuenta la distinta naturaleza de los objetos sonoros y el procedimiento para obtener el sonido. Tocar un instrumento significa provocar vibraciones que, al propagarse por el aire, llegan a nuestros oídos en forma de sonidos. En los instrumentos de cuerda, el sonido es el producto de las vibraciones en varias cuerdas que puede en ciertos casos ampliarse con una caja de resonancia. En los instrumentos de viento, que el sonido se produce mediante una columna de aire cuyas vibraciones se trasmiten a las paredes del instrumento y de allí al exterior.

En los instrumentos de percusión, el sonido se obtiene golpeando sobre un cuerpo sólido. Desde comienzos de la historia, el hombre supo construir instrumentos capaces de producir sonidos, por ejemplo silbatos hechos de huesos de reno. Con los siglos, los instrumentos fueron haciéndose cada vez más complejos y perfectos. En la Edad Media floreció un tipo muy particular de músicos itinerantes, los así llamados trovadores, que iban de castillo en castillo ofreciendo sus interpretaciones a los señores. Como vemos, la creación de los instrumentos musicales están basados en el conocimiento y desarrollo.

La óptica, los instrumentos de precisión

La invención de las lentes es fundamental en la historia de la ciencia y la tecnología. Los griegos ya tenían conocimientos de óptica, que más tarde fueron desarrolladas por los árabes. En los siglos XII y XIII, Grossatesta y Bacon realizaron importantes avances en ese campo, pero sólo en el siglo XVII se fabricaron las primeras lentes auténticas. Esos instrumentos determinaron profundas transformaciones. Se crearon dos tipos fundamentales de lentes: A.-Lente convergente (que converge los rayos de luz en un punto F- llamado “foco”) y B.- Lente divergente.
Cuando un objeto es colocado entre el foco de una lente convergente y la lente misma, se forma una imagen virtual, agrandada y derecha. Si el objeto es colocado fuera del foco de una lente divergente, se obtendrá una imagen virtual, derecha y empequeñecida. Colocando el objeto en el foco de una lente convergente, se pueden concentrar sobre él los rayos paralelos provenientes del infinito para encender una vela. Cuando el objeto es colocado a una distancia doble de la distancia focal de una lente convergente, según el conocimiento, la imagen se forma al otro lado de la lente , al revés.

La construcción de instrumentos de precisión está estrechamente ligada a las investigaciones en el campo astronómico. La necesidad que tenía el individuo de puntos de referencia celestes para dirigir la navegación lo estimuló desde la antigüedad para construir toda clase de instrumentos como el markhet y el astrolabio. En el siglo XVI se perfeccionaron las técnicas de la medición con la introducción de la trigonometría. Esta ciencia, una rama de las matemáticas, estudia las relaciones existentes entre ángulos y lados del triángulo. Aplicando esas relaciones a la medición de distancias, es posible conocer el trecho que media entre dos puntos terrestres, la distancia de una nave a la costa, la profundidad de un pozo, etc. La esfera armilar se empleó en la ciencia de la astronomía antes de la invención del telescopio.

Búsqueda personalizada

 
 

 

Copyright © 2007-2010. Ciencia y Tecnologia. All Rights reserved.