Ciencia divertida.
       
 

Ciencia Divertida

Este sitio al que hemos dado en llamar de “ciencia divertida”, está destinado preferentemente a los niños que cursan los grados superiores y a los adolescentes. Ofreciéndoles la posibilidad de poder realizar algunas experiencias sencillas y la construcción de algún instrumento, como el reloj de arena, una balanza, etc.


 

Ciencia Divertida

Has tenido la suerte y la oportunidad de nacer y vivir en el siglo XX, al comienzo de la Era Atómica y de la historia de los viajes espaciales. Con nuestro siglo ha empezado la Edad de la Ciencia. Con echar una simple ojeada al periódico o mirar la televisión, te encontrarás cada día con nuevas aventuras y descubrimientos científicos. Si prestas atención e interés verás que también puede resultar la tecnología y la.
Es normal que sientas simpatía por los astronautas que se lanzan al espacio en un cohete, los que se encuentran viviendo por meses en una estación espacial, o por aquellos hombres que descubren o inventan. Realmente, viven una aventura deslumbrante; y te gustaría ser uno de ellos.
Pero piensas que son muy diferentes y que están muy lejos de ti. Te parece que el mundo de la ciencia es un laberinto intrincado, que sólo unos pocos hombres pueden darse el gusto de recorrer. Y por ese motivo te has conformado con un papel de simple espectador, siguiendo sus aventuras a través de las noticias.

 
La ciencia es muy sencilla y se esconde detrás de cualquier hecho aparentemente común y corriente: la pila de una linterna, la brisa del viento, una taza de café caliente y hasta una burbuja de jabón encierran para ti un mensaje científico. Lo importante es que lo veas y sepas descifrarlo.
Si comienzas a buscarla detrás de estas pequeñas cosas, poco a poco irás entrando en su inmenso y fascinante campo.
Piensa que en el futuro puedes ser un hombre de ciencia, un descubridor o un inventor.
Edison y Einstein fueron también chicos normales y corrientes, que sintieron, como tú, la pasión de descubrir.

Antes de lanzarte a la aventura propuesta por este sitio, debes seguir ciertas normas que conviene no olvides nunca al realizar tu trabajo de experimentos y construcción.

 

 

Antes de realizar algún experimento de ciencia divertida

Mucha atención

1.- No empieces ninguna experiencia sin haberte enterado perfectamente de todos los detalles de su desarrollo, aunque en alguna ocasión la tengas que leer más de una vez.

2.- Sigue con exactitud las indicaciones que has leído, sin cambiar ni omitir nada por descuido. Cuando se te ocurra hacer una experiencia inventada por ti, no la olvides: puede llevarte a algún descubrimiento importante. Sin embargo, consulta a tu maestro o profesor antes de realizarla. Él te ayudará a ver la forma de ponerla en práctica.

3.- Trabaja con orden y calma. Una experiencia hecha con descuido directamente no te saldrá o te saldrá mal.

4.- Guarda el material limpio y bien colocado.

5.- Cuando no entiendas el significado de una palabra búscala en el diccionario.

Preparación del material

Para tus experiencias, de ciencia divertida, no vas a necesitar aparatos complicados. Serán muy sencillos y los fabricarás tú mismo, empleando el material y los objetos que se usan diariamente en la vida corriente.
Hay cosas de valor que encontrarás con facilidad, muchas de ellas abandonadas como inútiles. Para ti van a tener un gran valor, y conviene que las recojas. Pero es muy importante que las conserves ordenadas y cuidadas. Si no lo haces así, tu laboratorio se convertirá pronto en un montón desagradable de chatarra y objetos viejos, donde no será posible trabajar.
En primer lugar, prepara cuatro cajas grandes de cartón (puedes ser cajas de zapatos). Cada una de ellas te servirá para guardar una clase de material, para usar en los trabajos. En la tapa, o en el costado, pondrás con letras grandes un nombre que indique su contenido:
HERRAMIENTAS, METALES , PAPELES Y PLASTICOS, VARIOS

A continuación tienes una lista de los objetos que puedes guardar en cada caja. Esta lista no está terminada; tú la irás completando a medida que encuentres algo nuevo que adjuntar a tu equipo de material.

Caja de herramientas

Martillo
Tenazas
Lima redonda
Tijeras
Limas de inyecciones
Pinzas de la ropa
Cajita con clavos
Cajita con tornillos

Caja de metales

Alambre grueso
Alambre delgado o fino
Alfileres
Agujas
Trozos de hojalata
Papel de estaño
Cordón de la luz (cable)
Estropajo de alambre, etc.

Caja de papeles y plásticos

Trozos de papeles de colores
Trozos de cartón
Trozos de cartulina
Trozos de plástico, etc.

Caja de “varios”

En esta caja, guardarás todo el material que no está indicado en las cajas anteriores.
Velas
Cerillas
Corchos
Hilos
Lanas
Frascos de medicamentos
Cajas vacías
Trozos de vidrio
Trozos de espejo
Tubos de goma, etc.

Un consejo importante

No es necesario que para empezar tus experimentos de ciencia, esperes a tener completas las cajas de material ni de herramientas. Todo esto lo irás acumulando poco a poco a lo largo de tu trabajo.
Cuando te prepares para hacer una experiencia, busca todo lo necesario, y una vez terminada, guarda el material en sus cajas limpio y ordenado.
Haciéndolo así, lo reunirás todo sin esfuerzo y pronto tendrás completo tu equipo de material científico.

CONSTRUCCIÓN DE UN RELOJ DE ARENA CON CIENCIA DIVERTIDA

Material

2 frascos pequeños, iguales
Arena fina
Esparadrapo o papel engomado
Tubo delgado (fino) de plástico
Lima redonda

Conviene que los frascos tengan tapones de goma o plástico. Son muy útiles los frascos de medicamentos.
El tubo de plástico puede ser del llamado “macarrón”. También puede servirte un trozo de bolígrafo vacío. Ha de tener anchura suficiente para dejar pasar la arena.

Construcción

1.- En el centro de cada tapón haz un agujero con una aguja gruesa. Agrándalo con una lima redonda hasta que pueda pasar el tubo de plástico por él.

2.- Corta un trozo del tubo que tenga doble longitud que la altura de cada tapón. Une los dos tapones por su cara superior mediante el trozo de tubo.

3.- Coloca la arena en uno de los frascos y une los dos frascos por medio de los tapones.

4.- Coloca sobre una mesa los dos frascos unidos, de forma que quede hacia arriba el que contiene arena. Con la ayuda de un reloj cuenta el tiempo que la arena tarda en caer.
Si quieres, por ejemplo, que tu reloj de arena, cuente tiempos de tres minutos, quitarás o pondrás arena hasta conseguir que pase de un frasco a otro en este tiempo.

5.- Cuando tengas la cantidad exacta de arena, para este reloj, fija los tapones a los frascos pegando alrededor un esparadrapo o papel engomado.

6.- Ya tienes construido el reloj. Para recordar el tiempo que cuenta pégale una etiqueta que diga: “Tres minutos”.

CONSTRUCCIÓN DE UNA BALANZA

Ciencia DivertidaMaterial

Cartón
Clavo delgado (fino)
Dos tapas de cajas (iguales)
Hilo fuerte de coser
Monedas
Caja pequeña de cartón
Listón de madera de unos 20 ó 30 cm.
Como platillos de esta balanza, se pueden usar tapas de cajas de medicamentos, crema de los zapatos, etc. Pueden ser de metal o de plástico.

Construcción

1.- Corta una tira de cartón de 22 cm. de largo y 2 de ancho. Marca el centro con un punto y señala otros dos puntos en los extremos, a un centímetro de distancia del borde. Haz con el clavo un agujero en cada uno de los tres puntos y agrándalos haciendo girar dentro de ellos el clavo, hasta que se mueva con facilidad.

2.- Corta dos trozos de alambre de 6 cm, y dóblalos en forma de una “S”.

3.- Haz tres agujeros equidistantes (con ayuda del clavo también) en los bordes de cada tapa. Ata a cada agujero un hilo de unos 12 centímetros y une los tres extremos de los hilos atándolos juntos.
Por medio de los ganchos de alambre, cuelga cada platillo a uno de los agujeros que hay en los extremos de la tira de cartón.
Continúa trabajando con tranquilidad y calma.

4.- Introduce el clavo delgado en el agujero central de la tira de cartón. Después, clava la punta del clavo en un extremo del listón de madera. Con ello has construido una balanza.
Si quieres construir un pie para sostener la balanza mientras estás pesando, sin necesidad de mantenerla con la mano, haz lo siguiente:
Llena un frasco con tierra o arena fina. Clava dentro de él el extremo inferior del listón de madera. De esta forma podrás hacer que la balanza descanse sobre una mesa u otro objeto plano.

Puedes utilizar como pesas monedas de distintos valores y tamaños. Y así comprobarás: que puede ser de verdad la ciencia divertida.

EXPERIENCIAS BASADAS EN LA PRESIÓN ATMOSFÉRICA

Material

Hoja de papel
Vaso de agua
Dos vasijas grandes (botellas, vasos, etc.).
Tubo de goma o plástico (de unos 60cm. de largo).
Plato hondo
Huevo duro, sin cáscara
Agua hirviendo
Puedes usar un tubo llamado comúnmente “macarrón”. T e sirve también la funda de plástico de un cable de la luz, después de quitarle el alambre de su interior.
El huevo duro se prepara dejando un huevo dentro de agua hirviendo durante diez minutos.
Para el experimento con agua caliente puedes usar una botella de leche o refresco de medio litro; pero haz de tomar algunas precauciones para que no se te rompa. La mejor vasija para esta experiencia es un matraz erlenmeyer, que se usa en los laboratorios y resiste los cambios rápidos de temperatura.

Experiencia 1

Llena un vaso de agua hasta el borde y cúbrelo con un papel.
Cuida que no quede entre el papel y el agua ninguna burbuja de aire.
2. Toma el vaso con una mano, y sosteniendo el papel con la otra, colócalo boca abajo rápidamente. Retira entonces la mano que sostiene el papel. Verás que el agua no se cae.

Experiencia 2

1. Llena una botella de agua. Introduce en ella un extremo del tubo hueco (o la funda de cable) y chupa por el otro extremo hasta que el tubo esté lleno de agua.
2. Aprieta con los dedos el extremo del tubo que está junto a la boca, y con cuidado que no entre ninguna burbuja de aire, llévalo sobre un vaso colocado más bajo que la botella. Cuida a la vez que el otro extremo de la goma no se salga del agua del frasco.
3. Verás cómo el agua de la botella pasa al vaso por el tubo.

  

Búsqueda personalizada

 
 

 

Copyright © 2007-2010. Ciencia y Tecnologia. All Rights reserved.