Como hacer brujeria
 

Brujas Reales ¡Las brujas reales son muy sencillas y no les gusta llamar para nada la atención!

La Brujeria
¡La historia y secretos que existen en
la brujeria!. Conocelos aquí!

Fantasmas y Espiritus
¡Las mejores imagenes e historias!

 

 


Como hacer brujeria

Rituales y festivales

Para aprender como hacer brujeria debemos tener en cuenta las primeras etapas experimentales, conviene no practicar los ritos a solas. El círculo debe ser bien trazado, aunque ello lleve tiempo, a fin de impedir que se disipe el poder allí retenido; se levanta así una fuerte barrera a la intrusión de fuerzas malignas. Conviene también escoger cuidadosamente la hora, a ser posible de noche, cuando uno está libre de estorbos. El incienso y las velas son influencias suavizantes que favorecen la sensibilización de los sentidos para el ritual ocultista según los libros de brujeria. Adquiera su Manual de Hechizos Vudu AQUÍ

Como hacer brujeria

Consejos de libros de brujeria

Los períodos de trance y experiencias fuera del cuerpo no deben iniciarse estando una en el exterior del círculo, pues el impacto del incienso y los efectos hipnóticos de las velas, chisporroteando en la oscuridad, pueden poner en movimiento un mecanismo que abra el subconsciente, haciendo que el sujeto penetre en otra dimensión. Aunque usted esté aprendiendo no se deben usar drogas para estimular los efectos del trance, pues ya se consigue con el mismo ritual.

El estado de éxtasis, que es la presencia de la Fuerza Creadora en su aspecto divino, puede obtenerse a través de la simple meditación, el trance profundo o la proyección astral. Este impulso progresivo necesita algún tiempo, pasando por unos periodos regulares de meditación, y luego unas sesiones ligeras del trance es necesario que haya alguien en las proximidades, antes que pueda intentarse la mayor experiencia, la proyección astral. Así también como algunos libros de brujeria yo prefiero que mis alumnos alcancen esta proyección de un modo natural, sin verse forzados a ello. No debe considerarse como un ejercicio, en el sentido de la meditación, sino como la culminación de una etapa, en la cual es liberado el espíritu, saliendo del cuerpo y trasladándose a otras esferas y dimensiones para adquirir conocimientos que puedan ser útiles.

 

He conocido muchas personas que aprendiendo brujeria han querido provocar la proyección astral por medios extraños, como adormecer los sentidos mediante un aparato, de horrible silueta, llamado la “cuna de la bruja”. Esto no es necesario y hasta resulta peligroso, por lo cual creo no se debe intentar. Cuando está listo para la proyección astral, el espíritu volará sin demasiados esfuerzos por parte nuestra, y con poco o ningún peligro para el cuerpo. Las provocaciones artificiales son para mí tan falsas y peligrosas como lanzar al vuelo una aeronave sin previa inspección. No nos dejemos tentar por una proyección astral instantánea, pues serías víctimas de un accidente, tal vez mortal, que además dejaría aturdidos e inmóviles a vuestros asociados.

En los estudios no hay nada que se imponga, que sea violentado. Es como querer saltar de la primavera al invierno sin pasar por el otoño. Imaginemos a una trapecista, con qué cuidado trepa por la cuerda para alcanzar el trapecio, con qué ritmo cruza las manos y los pies. Puede ser la primera del mundo en su arte, pero sabe que si olvida uno solo de esos movimientos rítmicos se expone a un fatal accidente. Como dicen unos grandes libros de brujeria hay que estar familiarizado con todas las situa­ciones y circunstancias, y en la introducción al ocultismo conviene no cometer ni el más leve descuido, es la mejor manera.

Los cuatro grandes Sabbats y los equinoccios tienen distintas connotaciones y ceremonias, así como símbolos diferentes. En el equinoccio de primavera usamos el símbolo de la rueda, el cual se pone sobre el altar. El caldero, esa gran olla de hierro tan entrañable para los gitanos, se coloca en el círculo. Tanto el caldero como la rueda simbolizan la reencarnación.

Cuando hacer magia

Como hacer brujeriaLa víspera de mayo en el 30 de abril, o Beltane, es un festival dedicado a la suerte y la dicha, con danzas rituales y fuegos mágicos.

El caldero vuelve a ser protagonista en el festival que se celebra al mediar el estío. Esta vez se llena de agua y se adorna con flores. Este festival está estrechamente asociado con el simbolismo fálico. Se introducen en el agua unas varas mientras se invoca a Cerricuen, la diosa céltica asociada con el caldero. El del 1° de agosto es un festival de acción de gracias por las cosechas y demás frutos del campo; se celebra con bailes e invocaciones a la Diosa Madre, porque es aquí donde ella se manifiesta en la plenitud de su fecundidad.

Según dicen los libros de brujeria el equinoccio de otoño se celebra con el altar lleno de símbolos de la estación de la cosecha: pinas, espigas, etc. La fórmula que se recita en acción de gracias alude a la reencarnación, porque diciendo adiós a la fecunda fuerza solar se acepta el principio reencarnativo, ya que germinarán otras semillas, y habrá nuevas vidas mientras el Sol o Gran Padre, se va a disfrutar un período de descanso. Halloween que es el 31 de octubre, es un festival mucho más solemne, con danzas lentas y abundancia de encantamiento. Es el año nuevo de los Celtas, cuando el Sol se halla en su punto inferior y la Tierra debe entregarse al descanso, antes que vuelva a surgir la vida en plena pujanza. Es la época de barbecho, en que la tierra conserva lo que se le ha devuelto, antes de renovarse el ciclo eterno. Con la llegada de la primavera y los primeros calores revive la tierra y renueva sus energías. Nuestro festival de octubre está lejos, muy lejos del sentido que quiere dársele en los Estados Unidos, sobre todo con esas leyendas de brujas que tanto se prodigan por radio y televisión en detrimento de la verdad, de esa brujeria Wicca que no tiene nada que ver con crímenes, profanaciones ni satanismo.

 

Búsqueda personalizada

 
 
Copyright © 2008-2011. La Brujeria. Todos los derechos reservados.