Cuentos de Brujas
 

Brujas reales
¡Las brujas reales son muy sencillas y no les gusta llamar para nada la atención!

Brujeria Negra
Es tan peligrosa como real! Si usted no la conoce, enterese ya como defenderse de ella.

Leyendas de Fantasmas
¡Cuentos reales de espiritus y fantasmas!

 

 

 

 


Cuentos de Brujas

No creo pero que las hay las hay

Esta frase de los dichos tan conocida, nos permite entrever la vergonzante salida de las personas ante el tema de la brujeria o los cuentos de brujas existentes en su región. Es difícil poder encontrar alguna persona que declare su creencia en la brujeria ante un desconocido. Sin embargo, el que observa paciente, podrá ver que éstas están continuamente en el pensamiento de las personas rurales tanto en su vocabulario cotidiano como en sus hechos y actuaciones. Ahora bien, la brujería en Galicia, existe en las tierras gallegas dos tipos de brujeria. Adquiera su Manual de Hechizos Vudu AQUÍ

Una llena de cuentos y leyendas como también de fantasías hermosas e idealizadas, literarias, que se deben a las aportaciones hechas por gallegos universales como Valle Inclán, Rosalía de Castro y algún autor más reciente, que crearon una mítica, con su mundo de supersticiones hábil y literariamente construido, que dificultan y entorpecen la búsqueda de la auténtica brujeria real, menos bella, pero viva y de la que vamos a tratar.

Las inquietudes del pueblo gallego por las manifestaciones prohibidas le viene de su nacimiento, de sus raíces célticas, pueblos temerosos de la Naturaleza, amantes del saber y patria de los druidas, sacerdotes portadores de la sabiduría y los remedios para los males del pueblo.

El cristianismo y las leyendas de brujas

Con el transcurso de los siglos se sumaron las vivencias y leyendas de los diversos hombres que vivieron en Galicia, y ésta atesoró las creencias y temores de todos ellos, para al llegar la Edad Media , tomar cuerpo en el concepto que actualmente se tiene de la bruja. Es la final de este largo período histórico cuando el vigilante de orden y las buenas costumbres, el Santo Oficio, lleva con gran celo su misión purificadora, eliminando con sus sofisticados métodos el foco de brujas junto con sus cuentos y leyendas que habían hecho nido en Galicia.

Esta breve cita habla por sí sola. Con una elocuencia aplastante nos hace mirar hacia el pasado con resentimiento y con amargura, con pena y con dolor, dándonos cuenta de lo fácil que era mezclar la realidad con la ficción y la fantasía, donde los fantasmas tomaban cuerpo y las penalidades y fracasos eran causas más probables del mal de la brujeria que de las adversidades propias de la vida.

 

Cuentos de BrujasEl rey Felipe II, envió una comisión investigadora a Galicia para que le informase sobre la situación real del problema que tanto parecía acrecentarse en aquellos lugares. La comisión informó al monarca a la vuelta de su misión de lo que había visto y oído, incluyendo entre sus experiencias personales el haber visto una bruja que volaba en una escoba. Y aunque parezcan cuentos y leyendas de niños, tal aseveración se lee en el informe que pasaron al rey y que se conserva en el archivo de la biblioteca del monasterio de El Escorial.

A partir del siglo XVIII, los silencios y temerosos comenzaron a cubrir estos cuentos con el misterio, por tradiciones populares y también bajo la amenaza constante de la Iglesia Católica. Pero las tradiciones son raíces difíciles de cortar y hoy en día, en algunos pueblos y aldeas de Galicia, aún se conservan tradiciones basadas en los cuentos y leyendas populares que aunque disfrazadas, no son otra cosa que aquellos actos y dichos que fueron atribuidos a las brujas de antaño. Posiblemente aún subsistan hoy en tierras de Galicia aquellas antiguas creencias diseminadas en tres principales ramas. Una sin lugar a dudas, tomada por algunos párrocos tridentinos, feudales que con fiereza y temor de Dios, arengan a las sencillas mentes de sus feligreses, en donde perduran los recuerdos de la pasada Inquisición, y en sus altares, adornados de cirios y amuletos, se realizan abluciones, votos y exorcismos en una extraña mezcla de catecismo de Dios y del Diablo.

Otra de las derivaciones que han tenido las historias están en la medicina popular, en los curanderos y brujos blancos, menciñeiros, que aún recorren las calles gallegas llevando de pueblo en pueblo su aliviadora intervención, arreglando huesos, vendiendo hierbas curativas y amuletos preventivos. La última, la más escondida, pero al acecho y provocando el temor del pueblo, con la magia de siempre, la perseguida, esa que tiene los poderes del Diablo, esa que nadie cree pero todos saben que existe.

 

Búsqueda personalizada

 
 
 
Copyright © 2008-2011. La Brujeria. Todos los derechos reservados.