Noche de Brujas
 

La Brujeria
¡La historia y secretos que existen en la brujeria!. Conocelos aquí!

Las Brujas
En lo que se refiere a
la represión de
las brujas
a lo largo de la Historia

Invocar Espiritus
Como invocar espiritus buenos y malos

 

 


Noche de Brujas

La caza de brujas

Como en el resto de Europa y todo el mundo, la noche de brujas se produjo por una verdadera caza de una supuesta bruja maldita en Inglaterra a raíz de la bula del Papa Inocencio VIII (1484), promulgada en principio contra los delitos de brujería en Alemania. Aunque al principio parecía que el Reino Unido no iba a conocer la persecución de brujos y brujas que tenía lugar en Alemania y Francia, la gente quedó en pocos años mentalizada con la nueva situación, y el arzobispo Cranmer, la eminencia gris de Enrique VIII, convenció a éste para que promulgara la Witchcraft Act (Ley de brujería) en 1542, por la que se perseguía y condenaba el uso de encantamientos, hechicería, brujería, adivinaciones y “cualquier otro arte inventado por el diablo”. Adquiera su Manual de Hechizos Vudu AQUÍ

Sin embargo aunque dicho día se realiza por la ley que después fue promulgada, ya se habían procesado y condenado por brujería muchos ciudadanos y alguna que otra “ bruja maldita ”, en especial aquellos que de una forma u otra estaban envueltos en conjuras contra el monarca reinante. Incluso los astrólogos debían ser prudentes, pues el hacer pronósticos sobre cuándo moriría el rey podía llevarles al cadalso.

Noche de Brujas

Caso verdadero de una bruja maldita

La pura verdad

Por ejemplo, en 1324 veintisiete personas fueron acusadas en Coventry de haber empleado a dos nigrománticos para que con sus maleficios causaran la muerte del rey Eduardo. Fue el primer juicio por brujería en un tribunal civil.

De manera similar, Eleanor Cobhan (duquesa de Gloucester), Thomas Southwell (canónigo de la capilla de San Pedro, de Westminster), Margery Joudain (la bruja maldita) y Roger Bolingbroke fueron acusados de conspirar contra la vida de Enrique VI (1442-1460) utilizando procedimientos mágicos. La duquesa fue condenada a hacer penitencia y a cumplir destierro perpetuo en la isla de Man. Southwell murió en la Torre de Londres y Bolingbroke fue menos afortunado, toda vez que fue amarrado a una rastra y llevado por las calles de Londres antes de ser colgado y descuartizado.

 

Historias reales

En 1478 fue la duquesa de Bedford la que sufrió la acusación de hechicera, y pocos años más tarde, en 1483, la reina anterior, Elizabeth Woodville, y Jane Shore fueron acusadas por Ricardo III de haber embrujado su brazo. En el mismo año fueron procesados, por el delito de querer maleficiar al monarca, la condesa de Richmond, el doctor Morton (más tarde arzobispo de Canterbury) y otras personas influyentes de Lancaster, hay que recordar que en esas épocas leer el futuro era un acto de hechicero o bruja maldita.

Por el delito de practicar las artes adivinatorias hay que recordar los procesos del duque de Buckingham (fue decapitado), en 1521; de sir William Neville (1532) y de lord Hungerford (también decapitado), en 1541. Y después de la Witchcraft Act de Enrique VIII, el de Henry Neville (1546) y el de la condesa de Lennox (1562).

 

No obstante, las grandes persecuciones que dieron lugar a dicha noche a partir del reinado de Isabel I, quien en 1563 promulgó otra Witchcraft Act, redactada por los reformistas protestantes, en la que se establecía:

“... si cualquier persona o personas después de este primer día de junio usara, practicara o ejerciera cualquier embrujamiento, encantamiento, hechizo o maleficio, con intención de que otra persona fuera muerta o destruida era considerada una bruja maldita, así como los que hicieran invocaciones o conjuraciones con tal intención, sus consejeros y ayudantes, sufrirán la pena de muerte tal cual recibían los criminales de la época y perdían todo beneficio con respecto a un santuario.

A partir de esta ley siguieron otras como la dictada por el parlamento durante el reinado de Jaime I (1604). La última Witchcraft Act la promulgó Jorge II en 1735, pero ya desde 1716 no se ahorcaba a nadie oficialmente en Inglaterra por el delito de brujería. Esta ley de Jorge II contra la brujería fue utilizada sin embargo, para procesar y condenar a prisión a todos los practicantes de las ciencias ocultas y de la brujería "Wicca". No fue abolida hasta el 22 junio de 1951, fecha a partir de la cual las brujas que practican la religión "Wicca" empezaron a salir a luz y a dar a conocer al mundo actual las creencias que las autoridades de los siglos anteriores creían haber erradicado para siempre.

En cuanto a la cantidad de víctimas que sucumbieron por las persecuciones que se desencadenaron en Europa es bastante complicado de calcular dado de que muchos registros y documentos sobre sentencias fueron desaparecidos o se han perdido. De todas formas se calcula que unas 300.000 personas fueron quemadas por la Inquisición en Europa y otros "cazadores de brujas".


 

 

 

Búsqueda personalizada

 

 
 
 
Copyright © 2008-2011. La Brujeria. Todos los derechos reservados.