Arte Romano

La actividad y el arte romano descollaron durante la Época Imperial y a través de la arquitectura, la escultura y la pintura.

Arte Romano

La arquitectura del arte romano

Fue dentro del campo del arte romano, la más importante y muestra la influencia etrusca en el empleo del arco y la bóveda; y griega, en la adopción de las líneas rectas y de las columnas. Se caracteriza por su monumentalidad y por ser de utilidad pública; además, se manifestó en todas las regiones del Imperio.

Las principales construcciones romanas fueron los foros, los templos, las basílicas, los teatros, los anfiteatros, las termas, los circos, los arcos de triunfo, los acueductos y puentes.

Los foros, como las ágoras griegas, eran plazas públicas rodeadas por los principales edificios de la ciudad. Servían de lugar de reunión, asamblea política y mercado.

Los templos, parte importantísima, eran generalmente de planta rectangular y líneas rectas, como los templos griegos, pero se empleó también la forma circular y la bóveda de origen etrusco. El templo más conocido es el Panteón, en Roma, que posee una rotonda y una cúpula de 43 metros de altura.

Arte Romano

Los teatros siguieron los modelos griegos descubiertos y solían tener capacidad para 4 mil espectadores.

Los anfiteatros, construcciones genuinamente del arte romano, eran de forma ovales parecidos a las actuales plazas de toros. El más famoso es el Coliseo, en Roma, con capacidad para 80 mil espectadores, destinado a luchas de fieras, combates de gladiadores y simulacros de combates navales, ya que su pista podía inundarse.

Los circos estaban dedicados a carreras de carros. Su forma era rectangular con los extremos curvos. El circo Máximo de Roma tenía 600 mts. de largo y capacidad para más de 200 mil personas.

Los arcos de triunfo se construían en honor de emperadores o generales victoriosos. Poseían una o tres puertas adornadas con columnas y relieves alusivos al hecho que conmemoraban.

Los acueductos, una más de las obras monumentales, eran largas cañerías que llevaban el agua desde ríos o lagos hasta las zonas pobladas. Podían hacerse de plomo pero eran generalmente eran de piedra. Muchas veces debían tenderse sobre arcos o puentes y tenían varios kilómetros de extensión. Roma contaba con once acueductos.

La escultura y la pintura

La escultura romana reprodujo en general las tendencias de los modelos griegos, pero renunció a la desnudez y cubrió a sus personajes con el atavío típico del civil o del militar. Se destacó especialmente en la elaboración de bustos que no sólo reproducían los físicos del personaje sino, también, los elementos predominantes de su carácter.

La pintura y los mosaicos sobre muros tuvieron mucha aceptación en la Época Imperial. A pesar de que la mayor parte de su producción se ha perdido, quedan muestras muy importantes de ella en Pompeya, una ciudad próxima al Vesubio, que en el año 79 fue cubierta por capas de ceniza y lava del volcán. Hoy en día se la ha desenterrado y se puede recorrer sus calles, ver sus casas y mil objetos propios del siglo 1 después de Cristo.

 

Búsqueda personalizada

 
 
Copyright © 2008/10. Historia del Arte. All Rights reserved.