Contacto Extraterrestre

Gerrit Verschuur, del planetario Fiske en Boulder, Colorado, listados Unidos, calcula que si las civilizaciones sólo duran unos pocos siglos, en la actualidad no puede haber más de 10 o 20, repartidas por toda la Galaxia. El cálculo de probabilidades sugiere, por lo tanto, que la más cercana está, por lo menos, a 2000 años luz de la Tierra y es prácticamente imposible llegar a ella y por tanto si es que existe tener un contacto extraterrestre. Si suponemos que tienen una vida corta, dice, "estamos efectivamente solos en la Galaxia". Y si suponemos una vida mucho más larga, de 10 millones de años, por ejemplo, las sociedades con quienes podríamos comunicarnos estarían por lo menos a 100 años-luz de distancia. Verschuur no cree que sea posible establecer contacto.

Contacto Extraterrestre

 
 
 

Pero todo esto son meras especulaciones. La única manera de saber si existe vida inteligente en otros planetas es observar los hipotéticos signos de inteligencia que vengan del espacio. Los tísicos Philip Morrison y Giuseppe Cocconi, en 1959, llevaron a cabo un estudio que fue el primero en sugerir a los astrónomos con radiotelescopios que buscaran mensajes interestelares; su idea no ha perdido nada de su interés inicial.

Por supuesto, muchos piensan que ya estamos en contacto con IHT, y que la Tierra está siendo visitada en la actualidad, Ese punto de vista se basa en las observaciones cíe OVNIS, objetos que nadie puede identificar y que podrían ser naves espaciales. Hay miles de informes sobre OVNIS cada año. Muchos son falsos; muchos tienen fácil explicación. Pero no hay duda de que algunas observaciones son genuinas y totalmente misteriosas pero no aseguran el obtener relación. Sin embargo, no hay razones para suponer que cualquier objeto citado en un informe sobre OVNIS sea una nave espacial extraterrestre. La idea no es inconcebible, sin duda, pero por ahora, no hay pruebas concluyentes de que se haya identificado ninguna nave interestelar.

   
 
 

La creencia del contacto extraterrestre

¿Por qué está tan extendida la creencia en los extraterrestres? El profesor Menzel, de la Universidad de Harvard, la considera un mito moderno, creado para explicar algo que no entendemos. “Alguien ve una forma luminosa y extraña en el cielo. Se asusta, porque no sabe qué ha causado su aparición. Entonces trata de interpretarla de acuerdo con las ideas que están de moda en ese momento.” Cuando los platillos volantes se transformaron en noticia, con la primera observación de 1947, había ya una tradición elaborada esperándolos. Hl escritor Charles Fort dedicó su vida a coleccionar noticias raras sobre algún contacto extraterrestre. Y sugirió que los fenómenos naturales extraños (como las lluvias de piedras, peces o ranas) eran obra de seres de alguna civilización extraterrestre que estaban «tratando de pescarnos». La idea de los platillos volantes era atractiva y se extendió por todo el mundo. Los tiempos estaban maduros para esa teoría: el hombre ya veía cercana la posibilidad de explorar el espacio, de modo que, ¿por qué no habría viajes espaciales hacia aquí?

 
 
 

Contacto Extraterrestre

 

Este punto de vista, en manos de docenas de escritores —algunos no muy escrupulosos en cuanto a los hechos— inflamaron a un público crédulo, con historias casi siempre infundadas acerca de platillos volantes del espacio exterior. Así empezó el culto a los OVNIS.

El misterio de los OVNIS puede tener una base real pero, indudablemente, también contiene muchos elementos subjetivos. Quizás la tendencia a identificar a los OVNIS con naves extraterrestres refleja la necesidad que hay en el hombre de creer en lo mágico y lo maravilloso. Nuestra era científica ha destruido muchas creencias místicas o irracionales; es posible que la hipótesis extraterrestre haya nacido para llenar ese vacío. Lester Grinspoon, profesor de psiquiatría de la Universidad de Harvard, ha dicho lo siguiente sobre el tema:

 
 
 

Los extraordinarios efectos generados por la controversia sobre los OVNIS derivan de los conflictos inconscientes que se han desplazado hacia ella, acerca del problema de la muerte y la inmortalidad. Sospecho que para algunos de los vehementes defensores de la hipótesis extraterrestre, ésta representa simbólicamente una negación de la naturaleza finita de la vida. Por otro lado, quienes niegan esa ansiedad pueden sentirse arrastrados a atacar la hipótesis con considerable pasión... claramente, este grado de compromiso subjetivo es un obstáculo para aclarar el misterio de los OVNIS.

Búsqueda personalizada

Dada la energía emocional liberada por el debate, es evidente que la reacción frente al descubrimiento de IET (si éste llega a producirse) será muy importante. Todavía no sabemos si hay seres superiores a nosotros en algún lugar del Universo; por lo tanto, tendemos a considerarnos el pináculo de la creación. Quizás la mera búsqueda de IET nos haga más sabios. La idea de la existencia de civilizaciones más avanzadas que la nuestra puede impulsarnos a reconocer la mezquindad de nuestras diferencias, avergonzarnos y hacer que intentemos cooperar más seriamente. Y aun si nuestra búsqueda fracasa y sospechamos que estamos solos en la Galaxia y no es posible un contacto extraterrestre, ¿no podríamos llegar a la conclusión de que nuestro pequeño planeta es una joya preciosa, demasiado valiosa para arriesgarla en nuestras disputas infantiles?

¿Tratan los extraterrestres de entrar en contacto con nosotros?


 

 
 
Copyrigth© 2008/2010. Extraterrestres y Ovnis. Todos los derechos.